automoción

MANTENIMIENTO Y REVISIÓN DEL SISTEMA DE FRENADO

Las pastillas y los discos de frenos son elementos claves en la seguridad de tu coche y aunque no lo notes tu estilo de conducción afecta el desgaste del sistema de frenado.

Las revisiones periódicas evitarán que unas pastillas en mal estado dañen los discos, y con ello evitarán un mayor gasto de tu bolsillo, pero especialmente unos frenos en buen estado disminuirán el riesgo de accidentes.

Te recomendamos que revises las pastillas y discos de freno cada 6 meses o 20.000 Km y el líquido de frenos cambiarlo cada 2 años.

Recuerda que los frenos son uno de los elementos más importantes de tu vehículo en términos de seguridad y que realizar una revisión periódica y llevar al día su mantenimiento puede ahorrarte graves percances en carretera.  

Pide tu cita ahora y ¡frena a tiempo!

Resolvemos todas tus dudas

La primera debería realizarse a los 5.000 kilómetros, la segunda a los 10.000 y a partir de ahí, más o menos, repetirlas cada 15.000 o 20.000 kilómetros, según marque el libro oficial del vehículo o lo recuerde el propio coche, de hecho.

En los modelos actuales, el ordenador de viaje indica al conductor los periodos de revisión aconsejables e incluso los adapta en cada caso en función del estilo de conducción y de la exigencia a que se somete a la mecánica.

 

Como norma general, se recomienda cambiar el aceite del coche cada 15.000 kilómetros o cada año, lo que ocurra antes, siempre que tu coche se haya fabricado después del año 2000. Si se ha fabricado antes, lo normal es cambiarlo aproximadamente cada 10.000 kilómetros.

Recuerda que esta es una cifra orientativa. Factores como el tipo de motor, el tipo de aceite, el uso que hagas de tu vehículo o su antigüedad hacen que esta cifra aumente o disminuya, en algunos casos de forma considerable. Por eso, tu primera opción debe ser siempre acudir a la información que te dé tu fabricante.

Para saber cuándo ha llegado la hora de cambiar las ruedas de tu coche, basta con tener sentido común y ser un poco observador. Para echarte una mano, he aquí una lista de las cosas en las que hay que fijarse:

  • Kilometraje. Si el neumático es bueno, es necesario cambiarlo a los 50.000 km, aunque en el caso de neumáticos “baratos” y por tanto menos fiables lo mejor es no arriesgarse y cambiarlos a los 10.000 km. No obstante, la vida del neumático depende mucho del estilo de conducción y del tipo de carreteras por las que nos movamos habitualmente.

 

  • El desgaste del dibujo: Cuando la profundidad del mismo es inferior a 1,6 mm se deja ver el testigo en la banda de rodadura. Por regla general, los neumático de buena calidad ha de cambiarse cada 40.000 o 50.000 km, y los de peor calidad, cada 10.000 km.

 

  • Síntomas anormales de deterioro: si observamos un desgaste anormal en las ruedas es posible que haya llegado la hora del cambio: desgaste asimétrico (grandes diferencias en neumáticos del mismo eje), desgaste en el centro o bien desgaste en los hombros de la banda de rodadura, son síntomas evidentes y fáciles de detectar que probablemente se deban a un problema mecánico.

 

  • Neumático deteriorado: cortes, grietas, deformaciones… Suelen ser el paso previo a un pinchazo o reventón.

Consulta tu precio

Reservar cita

Pide tu presupuesto